Archivo de la categoría: Edad Media

Ambición, guerra y traición en la Inglaterra del siglo XV

 Todos estos adjetivos pueden resumir lo que fue la “Guerra de las Dos Rosas” que desangró las tierras inglesas durante más de treinta años. 
Un enfrentamiento entre los miembros de la familia Lancaster y la casa de York por el trono de Inglaterra, y uno de los conflictos más complejos de la Edad Media.
Fuente de inspiración de multitud obras literarias, desde Shakespeare hasta George R. Martin,autor del famoso best seller “Canción de Hielo y Fuego” – origen de la serie Juego de Tronos-, en ella se vieron implicados casi todas las casas nobiliarias del país.
Para comprender algo de este intrincada lucha de poderes, es necesario hacer un breve repaso de su origen y de sus principales protagonistas. Y te advierto que no es tarea fácil.
 
¿Por qué se llama “Guerra de las Rosas”?
Porque era el emblema de cada una de las casas enfrentadas, por un lado la Casa de Lancaster (rosa roja) y por otro, la Casa de York (rosa blanca)
La casa Lancaster: Rosa Roja
Retrato de Enrique VI de Lancaster

Su miembro más destacado era Enrique VI, un rey con una evidente incapacidad mental que gobernó de forma intermitente, durante una etapa de grave crisis económica y política. Con él se perdieron los últimos territorios ingleses en Francia, lo que provocaría una oleada de protestas que hizo estallar la anarquía por todo el reino.

En realidad, la inestabilidad estaba promovida por una nobleza  rebelde, que consciente de su poder, aprovechaba cualquier excusa para reivindicar sus autoridad frente al monarca.

Enrique VI estuvo casado con Margarita de Anjou, de origen francés, mujer convertida en pieza clave del conflicto por su capacidad de liderazgo ante el ejército y por ser una gran estratega política. Famosa por saber atraerse a los mejores aliados para defender a los Lancaster, incluso entre sus enemigos más acérrimos como hizo con el conde de Warwick

Margarita de Anjou. Manuscrito de Talbot Master (British Library)
 
La Casa York: Rosa Blanca
Son los aspirantes a arrebatar la corona a los Lancaster, que consideraban usupadores del trono. El cabeza visible de esta familia era Ricardo Plantagenet, duque de York,que junto a su propio hijo Eduardo -luego conocido como Eduardo IV-, conspiró gracias al apoyo de uno de los condes más poderosos del momento y su propio sobrino, el mencionado conde de Warwick.
Este personaje conocido como “Kingmaker” o “Hacedor de reyes“, era el hombre más rico de Inglaterra después del rey, y aprovechó esa riqueza para apoyar a uno u otro bando según su conveniencia.El enfrentamiento era inevitable y estalla la guerra… En la batalla de San Albano (1455) la casa de York lanza un ataque aprovechando una crisis de locura de Enrique VI. La campaña dirigida por Ricardo de York supuso una gran victoria e hizo que éste recuperarse el título de lord Protector del rey- que en realidad le permitía gobernar en nombre del rey- y posicionarse en primera línea para heredar el trono de Inglaterra.  
Parecía que su intención era convertir en rey a su propio hijo, todavía menor de edad, Eduardo de Westminster, pero en realidad lo que pretendía el trono para sí mismo. Pensando que no encontraría oposición, su propuesta fue debatida en el Parlamento de Londres donde se terminó firmando el Acta de Acuerdo de 1460, en la que se aceptaban sus reivindicaciones, y lo convertían en heredero “de facto” a la muerte del monarca.

Sin embargo, estaba claro que el acuerdo no era del gusto de Margarita de Anjou puesto que dejaba a su legítimo hijo, fuera del trono. Buscando apoyos para su causa, la reina se dirigó a las tierras del norte conspirando en secreto contra los yorkistas. En 1460 decide atacarles en la batalla de Wakefield, que para sorpresa de todos, fue una terrible derrota que le costó la vida al propio Ricardo y a su hijo Edmundo. Cuentan que los Lancaster colgaron su cabeza con una corona de papel en la muralla de su propio castillo como escarmiento a su osadía. 

El mito que rodea esta victoria se debe en parte a Shakespeare, que la incluyó en su obra “Enrique VI” aunque sin duda muy exagerada.

Pero no todo estaba terminado para los York, puesto que el monarca seguía teniendo ataques de locura, y la inestabilidad de reino se mantuvo durante varios años, siendo evidente que la nobleza aprovechaba cualquier ocasión para reclamar más poder. 
Uno de los enfrentamientos más sangrientos de esta etapa, fue la batalla de Towton, donde parece que se enfrentaron más de 75.000 soldados entre ambos bandos. En ella dicen que murieron en un solo día más soldados que en toda la historia de Inglaterra, no sabemos si es cierto, pero sí que supuso una importante victoria para los yorkistas, después de la cual lograron expulsar a sus enemigos al exilio hacia tierras escocesas.
La victoria permite subir al trono a Eduardo IV de York, que gobernará bajo la atenta mirada del influyente conde de Warwick. Durante un tiempo las aguas parecieron calmadas, pero en realidad muchos de los castillos del norte seguían en manos enemigas, y además, un conflicto matrimonial terminó por romper esa aparente estabilidad.

https://i0.wp.com/www.tudorplace.com.ar/images/Woodville,Elizabeth.jpg
Retrato de Elizabeth Woodville

Cuando Eduardo IV decide casarse en secreto con Isabel Woodville, no sólo rompe lazos definitivamente con Francia -algo que estaba en contra de los planes de Warwick que ya había firmado un acuerdo matrimonial para el rey- sino que con esta decisión favorecía a la familia de la novia desplazando de su lado al influyente conde.
Despechado por la actitud del rey, Warwick conspira en la sombra aunque su conjura fue descubierta a tiempo y enviado al exilio. Sus ansias de venganza no se calmaron fuera de Londres, y no era de extrañar que entrara en contacto con la depuesta reina Margarita, que seguía refugiada en el norte. Entre ambos comenzaron a planear un nuevo ataque para devolver el trono a los depuestos Lancaster.

Batalla de Barnet, Inglaterra 1471.

Confiados en su victoria, atacaron en la batalla de Barnet (1471), pero contra todo pronóstico, el conde de Warwick muere durante la misma y Enrique termina derrotado definitivamente y hecho prisionero se le encarcela en la Torre de Londres donde será asesinado.

Esta derrota supone que la corona quedaba en manos de los York, al menos durante unos catorce años, pero cuando el monarca, Eduardo IV de York, muere las cosas vuelven a complicarse.

Los jóvenes herederos son todavía niños, el futuro Eduardo V y el pequeño Ricardo de York, que quedaron bajo la tutela de su ambicioso tío Ricardo, duque de Gloucester.Las intenciones de este oscuro personaje quedaron claras desde un principio: ser nombrado legítimo heredero.Para ello tenía que prescindir de los príncipes a los que acusó de ser bastardos, con el argumento de que su padre ya estaba casado antes de su matrimonio con Isabel Woodville.

Los encerró en la Torre de Londres de la que nunca salieron con vida, y cuenta la leyenda que mandaría asesinarlos como recogió Shakespeare en su obra “Ricardo III“.

Sin ningún obstáculo por delante y tras conseguir el apoyo del Parlamento, Ricardo sería nombrado monarca con el título de Ricardo III, iniciando con ello la fase final de la Guerra de las dos Rosas.

Parecía que los Lancaster habían sido definitivamente derrotados, pero no era así, ya que existía una poderosa coalición entre los defensores de los asesinados príncipes que seguían reclamando el trono, y algunos parientes lejanos de los Lancaster que lo hacían pero de forma indirecta. Entraba en escena una nueva nueva dinastía: los Tudor.  

Enrique VII Tudor
 

Esta familia eran parientes del asesinado Enrique VI, y su representante, Enrique Tudor, decide reclamar el trono al usurpador Ricardo III.

En la batalla de Bosworth (1485) ambos bando se enfrentaron, pero los yorkistas fueron traicionados por algunos de sus nobles, y Ricardo muerió en combate. Su cuerpo fue exhibido como trofeo por las tropas enemigas y enterrado sin honores en la Catedral de Leicester. Mientras que un vencedor, Enrique, es nombrado rey de Inglaterra con el nombre de Enrique VII Tudor. La unión definitiva entre las Casas de Lancaster y York, y con ello el final de la Guerra de las Dos Rosas, se consolidó gracias al matrimonio entre el monarca e Isabel de York (hija de Eduardo IV).Es entonces cuando las dos rosas fueron sustituídas en por el nuevo escudo Tudor, que curiosamente también era una rosa. Esta dinastía que gobernó Inglaterra durante unos 118 años, puso punto y final a las tradiciones medievales y al poder de la nobleza, se convirtió en una monarquía autoritaria e introdujo al país en una nueva etapa: el Renacimiento.

Escudo de la Casa Tudor
 

Sorprendentemente, uno de los personajes más destacados de este conflico vuelve a estar de actualidad.

En 2012 se hallaron restos óseos enterrados bajos los cimientos de un aparcamiento en la localidad de Leicester, y los investigadores han confirmado tras las pruebas de ADN que estaríamos ante el esqueleto de Ricardo III.

Pronto se desató una nueva disputa entre la asociación de descendientes del soberano -Plantagenet Alliance- que pretendía enterrarlo en York, y el ayuntamiento de Leicester que también lo reclamaba.
Finalmente, la justicia ha ordenado que el monarca sea enterrado en la catedral de Leicester, donde parece que por fin podrá descansar en paz.

Ricardo III. National Portrait Gallery, London

 

Fuentes:http://www.global.britannica.comhttp://www.mainlesson.com http://www.artehistoria.jcyl.es

Imágenes: Wikipedia Commons

El secreto del "fuego griego"

https://i1.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/archive/f/f7/20110914132051%21Greekfire-madridskylitzes1.jpg

 El llamado “fuego griego” es uno de los enigmas más interesantes de la antigüedad y el secreto militar mejor guardado hasta la fecha.
Cómo fue creado y los componentes que incluía ha traído de cabeza a los historiadores e investigadores desde hace mucho tiempo. Se ha intentado su reconstrucción en múltiples ocasiones pero sin éxito, así que sus componentes exactos siguen siendo una especulación.
Por lo que conocemos, el fuego griego fue un arma decisiva en la defensa de Constantinopla usado por el ejército bizantino contra los constantes ataques de los musulmanes, que desde el siglo VII mantuvieron en alerta a todo el Mediterráneo oriental.
File:Map of Constantinople (1422) by Florentine cartographer Cristoforo Buondelmonte.jpgMapa de Constantinopla 1422
Según todos los testimonios, fue Calínico de Heliópolis el que en el año 650 hizo la primera composición del fuego griego y desde entonces fue utilizada por los bizantinos como una de sus mejores formas de defensa.
Existe constancia de su uso en documentos e imágenes miniadas desde el siglo VII al XIII cuando misteriosamente deja de utilizarse.
Era un arma incendiaria de gran poder destructivo, que arrasaban con todo lo que se ponía a su paso y que ardía al contacto con el agua.
Esta propiedad la hacía especialmente destructiva en el mar, donde los barcos atacados ardía durante horas y era casi imposible apagarlos puesto que al intentar sofocarlos se conseguía el efecto contrario…el agua avivaba las llamas. Según se descubriría más tarde, la única posibilidad de terminar con el fuego era sofocarlo con arena – algo bastante difícil de hacer en alta mar-  o cubriéndolo con esteras de esparto o incluso con orín.
Miniatura del Codex Skylitzes Matritensis. siglo XII
Aprovechando estas cualidades del fuego griego, los barcos de la flota imperial de Constantinopla – conocidos como dromón- lo incorporaron como un arma de ataque.
En realidad estos barcos, eran buques de guerra muy sofisticados, que disponían de tres velas que le daban gran velocidad y podrían llevar hasta 200 hombres a bordo. Como auténticas máquinas de guerra, podían lanzar proyectiles de hierro a gran distancia y mediante un artilugio hidráulico, parecido a una manguera, podían disparar el fuego griego sobre la proa de los barcos enemigos.
Aunque existen imágenes de estos artilugios “lanzallamas” no sabemos si realmente el líquido se lanzaba en llamas hacia los barcos o prendía después al contacto con el agua.
Esta no era la única forma de usar el ingenioso invento, también se han encontrado restos de lo que parecen “bombas de mano” a base de pequeños cuencos de cerámica rellenas del líquido incendiario fácilmente transportables y eficaces.
Granadas de arcilla
 Cerca de las costas de Provenza (Italia) se descubrió un barco portando este tipo de vasijas que parecen contener restos del fuego griego, el hallazgo ha animado a los investigadores que están a la espera de poder descubrir su composición exacta.

¿Pero de qué estaba compuesto este arma sorprendente?  

Hasta hoy, no lo sabemos con certeza puesto que los textos bizantinos se encargaron de guardar muy bien el secreto y sólo podemos hacer una recreacción de algunos de sus ingredientes básandonos en la ciencia.
Se cree que era una composición líquida, quizás compuesta por nafta – un derivado del petróleo que actuaba como combustible- y que podría contener azufre, amoníaco y resina.
Otras investigaciones incluyen también cal viva que sería el detonante y  nitrato, que al desprender oxígeno al calentarse hacía que la nafta ardiera también bajo el agua. A todo esto se unían la emisión de humos tóxicos y explosiones que aumentaban su eficacia.
Al poder destructivo del fuego se unía el terror psicológico que infundía en los enemigos. El miedo se extendía entre las tropas cuando comprobaban que las llamas no perdían fuerza e incluso eran más potentes bajo el agua, lo que pensaban sólo podría ser efecto de la brujería.
Un dromón bizantino utiliza el fuego griego en plena batalla. / J. A. Peñas
© José Antonio Peñas
Durante la Edad Media fuero muchos los que intentaron conseguir su fórmula, como los árabes y también los cruzados, pero sin el mismo éxito. Sus efectos eran menos destructivos -puesto que no se conocían las proporciones exactas- y los componentes eran de peor calidad.

En la actualidad, las investigaciones sobre este tipo de armas ha demostrado que su poder destructivo quizás no fuera tal. El hecho de ver llamas ardiendo en el agua pudiera sorprender en un principio a los ejércitos de la época, pero en realidad fuera de ella perdía mucha eficacia.

Se sabe además que otras potencias mediterráneas como los venecianos, pronto encontraron remedios para contrarrestar sus efectos.
A partir del siglo XIII coincidiendo con la Cuarta Cruzada que terminaría atacando Constantinopla dejaría de utilizarse, probablemente al perderse su fórmula secreta durante el saqueo de la ciudad.

File:Français 5594, fol. 217 haut, Flotte des croisés devant Byzance.jpegCruzados frente a las costas de Constantinopla. Miniatura siglo XV

Nada se sabe hasta ahora de esta misteriosa arma. Sin embargo, el fuego griego sigue alimentando la imaginación popular y podemos encontrar numerosas referencias en películas, series y novelas. Una fascinación que mezcla la curiosidad histórica y científica. Quizás con ayuda de la química podamos descubrir finalmente el secreto de su composición…

Fuente: http://www.agenciasinc.es/ http://www.terraeantiqvae.com
Imágenes: Wikipedia Creative Commons

El castillo musulmán: la fortaleza del Islam

 

Durante la Edad Media, una época donde los conflictos fronterizos y las guerras fueron constantes en todo el Mediterráneo, fue necesario crear una arquitectura defensiva adecuada para resisitir el ataque de tantos enemigos.
Seguro que sabes identificar los elementos constructivos más caracteristicos de un castillo cristiano, pero…¿cómo lo hacía los árabes en esa misma época?
Lo primero que debemos saber, es que el Islam fue el principal imperio territorial del Mediterráneo, que se extendía desde las lejanas tierras de Arabia hasta la Península Ibérica, donde consiguió establecer un poderoso reino hasta mitad del siglo XV llamado Al-Andalus.
El control de esta amplia zona frente a sus enemigos naturales, los cristianos, sólo fue posible gracias al desarrollo de una arquitectura militar compleja.

La tipología de estas fortificaciones musulmanas es muy variada, destacando la construcción de alcázares, torres de vigilancia y atalayas.

Las ciudades musulmanas suelen construir en su zona más elevada una alcazaba o ciudadela, que deriva del término árabe “quasaba”.
Se refiere a un recinto fortificado, localizado dentro de la medina (parte de la ciudad amurallada) cuya función era la de servir de guarnición y estancia a los califas o gobernadores de la ciudad. Además son también refugio de campesinos en caso de ataque, es decir, combina funciones políticas-administrativas y militares.
Se construyen en ladrillo, con amplios muros que podían disponerse en murallas superpuestas de forma concéntrica en cuyos vértices suelen colocar torres albarranas y barbacanas. En su interior, podemos encontrar espacios ajardinados, patios y viviendas e incluso mezquitas.
En realidad, podemos considerarlas pequeñas ciudades dentro de la medina.

En tierras de la antigua Al-Andalus, encontramos uno de las más conocidos y bello ejemplo de alcazaba como es la Alhambra de Granada.  Fortaleza construída a partir del siglo IX, que fue reformada posterioremente desde el siglo XI hasta la época nazarí, ya en el siglo XIV.

Otros ejemplos también fueron las alcazabas de Málaga, Almería o Tarifa.

Alcazaba de la Alhambra de Granada

Alcazaba de Granada
Otro modelo de construcción defensiva musulmana es el qasr, término que hace referencia a un palacio fortificado alejado de la ciudad.
En castellano, se denomió al-qasr o alcázar que significaría castilllo y que deriva del latín castrum.
En el desierto de Arabia, en las rutas de camino a la ciudad sagrada de la Meca, siguen en pie algunos de estos qasr.
Su función todavía no está del todo clara, pero se cree que servirían de palacios fortificados para el descanso de los califas . Uno de los ejemplos más destacados es el de Qusair Amra donde se realizó un excepcional e interesante programa iconográfico en sus muros, que suponen una excepción dentro del arte islámico por incluir la representación de figuras humanas.
Qasr Amra.jpg
Qusair Amra (Jordania)
Mientras en Al-Andalus, el alcázar es más un palacio urbano donde vivía la aristocracia árabe.
El ejemplo más destacado de este tipo de construcciones lo encontramos en la Aljafería de Zaragoza iniciado en el siglo XI por la familia aristocrática de los Banu Hud.
Salón dorado de la Aljafería de Zaragoza

Con una sucesión de patios ajardinados y bellas estancias decoradas, el recinto se extiende en una planta rectangular rodeado por torreones cilíndricos que se distribuyen de forma armónica a lo largo de un elevado muro.

El Alcázar de Sevilla, de época almohade, sigue el mismo esquema constructivo aunque en éste aparecen las barbacanas, las corachas y puertas en recodo típicas de la arquitectura musulmana.

La extensión de este tipo de construcciones ha llegado a determinar el topónimo de muchas ciudades en la Península Ibérica como las de Alcázar de San Juan, Aznalcázar o el de Alcazar do Sal en Portugal.

Entrada fortificada a los Reales Alcázares de Sevilla
Alcázar de Sevilla
Otras edificaciones militares de menor importancia y complejidad fueron los castillos rurales llamados qal´a y hisn fundamentales para mantener el control de las retaguardias en las zonas de reciente conquista.
El hisn era un recinto fortificado localizado en una zona elevada del terreno que servía de punto de vigilancia de caminos y como protección al campesinado en tiempos de guerra. Todos ellos tendrían que tener un aljibe para el provisionamiento de agua.
 
El qal´a también se localizaba en lugares estratégicos para defender valles y caminos. En muchos casos, alrededor de ellos fueron creciendo núcleos de población que terminan convirtiéndose en medinas. El topónimo de muchas ciudades actuales, reflejan la existencia de este tipo de construcciones con sucede con el término de “alcalá” (Alcalá de Guadaira, Alcalá la Real, Alcalá de Henares…), “alcolea” o “calat” (Calatayud, Calatrava, Calatañazor,…)
Los ribats
Son edificaciones militares que suelen construirse en las fronteras de los reinos cristianos.
Pueden considerarse monasterios fortificados puesto que en ellos habitaban monjes soldados instruidos en la guerra santa. La planta de los ribats suele ser cuadrada con torreones defensivos en sus muros, con varias plantas de altura alrededor de un patio central porticado. En ellos encontramos mezquitas y oratorios que reflejan su función religiosa.
Monastir - El Ribat - , Monastir
Ribat de Monastir
Las atalayas, término que deriva del árabe “tali´a” fueron llamadas también maharis o calahorras.
Son torreones aislados de vigilancia y defensa, construidos en mampostería sobre cerros y puntos elevados del terreno, que permitían controlar el avance de las tropas enemigas. Utilizaban un sistema de señales visuales y acústicas en caso de ataque.
Otro modelo de torres exentas fueron las torres albarranas, que suelen situarse anexas a las murallas a la que se unen mediante un muro-puente o pasadizo abovedado llamado coracha, del término árabe qawraya.

Su planta es variada pero sobre todo son de forma cuadrangular.

Por su parte, las murallas musulmanas al igual que las cristianas, tienen distintos modelos con forma de torreones-contrafuertes y de torreones baluartes (de mayor dimensión y con habitaciones interiores) similares a las torre del homenaje.

En la mayoría de los casos, suelen tener una planta cuadrada o rectangular y el muro se dispone en altura con adarves, es decir, una seria de parapeto coronado con merlones muy frecuentes en la arquitectura defensiva musulmana.

AtalayaDeElBerrueco0002.jpg

Atalaya de Berrueco

Torre albarrana de la Malmuerta, Córdoba

Fuentes: http://www.arteguias.com
Imágenes: http://www.trekearth.com/Creative Commons

Qué es una mezquita?

File:Kairo Ibn Tulun Moschee BW 4.jpg

La mezquita o casa de oración musulmana, es la construcción más destacada del arte islámico y sobre todo es un lugar sagrado de oración para los musulmanes.

Pero para conocer realmente qué significa este tipo de construcciones, debemos saber que hay una gran diferencia entre este espacio sagrado de la mezquita y el utilizado por otras religiones.
Para empezar, la mezquita no es “la casa de Dios“, es decir, en ella no reside la divinidad sino que sólo es un espacio de oración. Además todas siguen el mismo esquema constructivo basado en la casa donde vivió el profeta Mahoma en la ciudad de Medina (Arabia Saudí)

Es un espacio cerrado, entorno a un gran patio central cuadrado o sahn, que se abre con arcos a las calles laterales de la mezquita y en cuyo centro se dispone una fuente de abluciones o sabil, para purificarse antes de entrar en el recinto. En uno de los laterales del patio, se construye el alminar, torre que sirve para que el muecín o almuédano llame a la oración.
A continuación se dispone una sala hipóstila o haram, abierta con columnas y naves laterales que terminan en el muro de la quibla, que se sitúa al fondo orientado hacia la Meca.

En este muro, se abre el mihrab, que es el espacio más sagrado de la mezquita y lugar desde donde el imán dirige el rezo de los fieles. Las techumbres son planas y de madera, predominando la horizontalidad de las formas.

https://i0.wp.com/www.artencordoba.com/MEZQUITA-CATEDRAL/PLANOS/PLANO_PARTES_MEZQUITA.jpgPartes de una mezquita (www.artencordoba.com)

Entre los materiales usados para su construcción se encuentran el ladrillo y el mármol que en muchos casos, es reutilizado de edificaciones anteriores. No es extraño ver capiteles de época romana en algunas de las mezquitas.

La decoración suele ser bastante profusa, creada a base de yeserías en amplios paños que recorren los muros.

Sin embargo, no aparecen escenas figurativas puesto que el Islam prohibe generalmente la representación humana, aunque existen algunos ejemplos muy primitivos que contradicen esta creencia tanto en la cerámica como en la pintura mural. Un ejemplo de ello lo encontramos en Qusayr Amra (Jordania) donde aparecen escenas de caza y bailarinas semidesnudas.

File:Qusayr amra dancer.jpgFresco de Qusayr Amra

Sin embargo, esto no es frecuente en el arte islámico que prefiere la estilización de las formas geométricas y vegetales.

En las mezquita, no hay imágenes de Dios ni del profeta Mahoma a las que adorar, algo muy diferente a lo que ocurre por ejemplo en las catedrales del Cristianismo.
En sustitución de este tipo de decoraciónes, el arte islámico utiliza la escritura o epigrafía, que se inspira en versículos del Corán y proclama alabanzas al dios Alá.
En las ciudades suelen existir varias mezquitas de distinto tamaño e importancia, pero la principal es la llamada mezquita aljama cuyo nombre hace referencia a la reunión de fieles. En este lugar, además del rezar, se recitan versos del Corán como durante el mes de Ramadán, se adoctrina, o se informa de algún acontecimiento importante para la comunidad.

Existen impresionantes ejemplos de mezquitas en nuestros días, siendo las más importantes para los musulmanes las de: Masjid-al-Haram (Arabia Saudí) en cuyo interior se encuentra situado el santuario de la Kaaba, la mezquita Al-Nabawi (Medina) y la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalem, donde según la tradición musulmana, Mahoma subió al cielo.

Este lugar está construído sobre las ruinas del templo de Herodes el Grande. En la actualidad, esta mezquita junto con la Cúpula de la Roca forma parte de la llamada Explanada de las mezquitas , espacio de máxima tensión religiosa entre judíos y musulmanes en la ciudad santa de Jerusalem.

File:Masjidalharam.JPGMasjid-al-Haram (La Meca) con el santuario de la Kaaba en el centro

File:Sultan Ahmed Mosque.jpgMezquita del Sultán Ahmed (Turquía)

Otro ejemplo de mezquita es la que encontramos en Córdoba (España), que con casi un millar de columnas y arcos sigue en pie después de su construcción en el 987.

File:Mosque Cordoba.jpg©Timor Espallargas

Este espacio sagrado curiosamente no dirige el muro de la quibla en la dirección correcta hacia la Meca por un error de cálculo. Fue construida por Abderraman I y luego ampliada sucesivamente en tiempos de Abderramán II, Alhaken II y Almanzor.

Sobrevivió a la profunda remodelación cristiana del siglo XVI, que le hizo perder la perspectiva de sus arcadas superpuestas y que ocultó el alminar. Sin embargo, en la actualidad,no permite el rito sagrado y es sólo un espacio monumental que recibe miles de visitas turísticas.   VISITA LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

Fuentes: http://www.cvc.cervantes.es /www.artecreha.com. Imágenes: http://www.artencordoba.com/Wikipedia Commons

¿Quién fue Mahoma?

En estos días en los que las trágicas noticias sobre violencia sacuden el mundo árabe estaría bien saber cuál es la causa de estos graves acontecimientos.

El origen es la difusión de una película ofensiva sobre la figura de Mahoma y la religión musulmana.

Esto es una  falta de respeto muy grave para los musulmanes puesto que existe una prohibición expresa de representar el rostro de Mahoma.
Así tratar la figura de Mahoma siempre ha sido controvertido y ha levantado sospechas dentro y fuera de la comundiad musulmana. Son muy escasas las imágenes del profeta que han llegado a nuestro días y cuando se encuentran, aparecen en su mayoría con el rostro velado como puedes ver en la imégen superior.

Pero…quié fue Mahoma?

Curiosamente sabemos más de su vida que de cualquier otro fundador de una gran religión, pero su biografía ha sufrido importantes cambios según la tendencia islámica que la estudie.
Así, algunos hechos de la versión tradicional datados a mitad del siglo VIII, la llamada sira, son puestos en duda hoy en día.

Mahoma nacería hacia el año 570 d.C en una familia de mercaderes de la región de Arabia, la tribu Quraish, dedicados al comercio como muchos de los habitantes de la zona.

Queda huérfano muy pronto y es adoptado por su tío, Abú Talib, al que acompañaría en sus viajes a lo largo de las rutas de caravanas por la región, y padre de su primo Ali considerado el primer califa del Islam tras la muerte del profeta.

Como mercader, entró en contacto con las religiones judía y cristianas que practicaban algunos habitantes de La Meca. Esto aspecto es decisivo puesto que le influirían no sólo en su formación religiosa sino también en su forma de propaganda ideológica.
Así por ejemplo, entre los libros que se consideran sagrados para un musulmán están los textos sagrados del Antiguo y Nuevo Testamento, y también la Torá judía, y el propio Mahoma estaría relacionado con los profetas antiguos como Abraham, Moisés y el propio Jesús.

A la edad de veinticinco años entraría al servicio de Jadicha, una rica viuda de 40 años, con la que se casaría poco después convirtiéndose entonces en un rico mercader y con la que tuvo varios hijos e hijas, entre ellas estaría Fátima, que más tarde se casaría con su primo Ali.

Sin embargo, hay que esperar a la madurez para que la figura de Mahoma se convierta en el líder espiritual de la nueva religión. Mahoma tenía entonces cuarenta años cuando comenzó a tomar la costumbre de retirarse a meditar al desierto.
Es en uno de estos retiros cuando siente la llamada de Dios, y según la versión musulmana, recibe la revelación del arcángel Gabriel que le indicó sería el “último profeta de Alá“.
Su misión sería difundir una nueva religión de carácter monoteísta, el Islam, luchando contras otras creencias politeístas de Arabia.
Mahoma convencido de su misión sagrada comenzó a difundir la nueva creencia, sin embargo al principio no lo hizo de forma pública sino sólo entre familiares y amigos.
Más tarde cuando la propuesta revolucionaria de su planteamiento se difundió entre las gentes más pobres, terminó molestando a los ricos mercaderes y las autoridades de La Meca que lo empezaron a considerar una amenaza para el orden establecido.
Su influencia fue en aumento y finalmente, ante el peligro de perder su hegemonía sobre los habitante de la Meca se le expulsa de la ciudad en el año 622.
Mahoma junto con sus seguidores tiene que refugiarse en Yathrib (Medina), una pequeña ciudad próxima. Este hecho, al que los musulmanes llamaron Hégira o huida, es un acontecimiento fundamental en la historia del Islam puesto que supone el comienzo del calendario musulmán hasta hoy en día.

En Medina, donde realmente surge la primera comunidad islámica y donde se establecieron los preceptos de la nueva fe, entre ellos la sumisión a un solo Dios, Alá.

Progresivamente su mensaje se hizo cada vez más popular entre las gentes del Hiyaz, el desierto arábigo, que aceptaron la nueva creencia monoteísta. Esto le permite que en solo ocho años pueda regresar triunfal a La Meca donde su fe sería aceptada por todos.

Mahoma muere en el año 632 cuando el Islam ya había comenzado su expansión hacia otras regiones como Siria y Mesopotamia.

El Corán

Es el libro sagrado para los musulanes donde se recogen los principios islámicos. No fue directamente escrito por Mahoma sino que éste lo fue dictando a sus primeros discípulos que los memorizaron y transcribieron a partir del año 640.

A estos preceptos u obligaciones religiosas se añadieron los dichos y hechos de la propia vida del profeta, la llamada hadit o tradición, que son recopilados en llamada Sunna, hasta mitad del siglo VIII.

Fragmento de el Corán

Si analizamos el Islam como nueva fe vemos que plantea una religión sencilla con cinco obligaciones o pilares esenciales, que debe cumplir cualquier buen musulman. Estos son:

  • La profesion de fe
  • La oración cinco veces al día
  • El ayuno en el mes de Ramadán
  • La limosna a los pobres
  • La peregrinación a La Meca al menos una vez en la vida.

Sin embargo, aunque creamos lo contrario, la famosa “guerra santa” no es una obligación dentro del Corán, aunque sí fue utilizada para luchar contra el infiel y terminó favoreciendo una rápida expansión del Islam por gran parte del Mediterráneo y Oriente Próximo.

En la actualidad, la religión musulmana la practican cerca de 1200 millones de creyentes en el mundo.

Fuentes: Historia Universal.Edad Media (M. Laredo Quesada)/Historia. (M.Burgos Alonso) /
Imágenes: Wikipedia Commons

La ruta de la seda

La ruta de la seda es el camino que los comerciantes utilizaron para traer sus mercancías desde las lejanas tierras de Asia a lo largo de más de 5000 kilómetros hasta las aguas del Mediterráneo.
Los extremos de la ruta se sitúan en Alejandría y Bizancio en Occidente y en la ciudad china de Xian en Oriente, pero este largo camino atraviesa ciudades como Damasco, Bagdad o Samarkanda, cruza el macizo del Pamir y alguno de los desiertos más secos del mundo como los del Gobi y Taklamakán.

A través de ella nos sólo llegaron a Occidente los lujosos tejidos de seda realizados en China sino también piedras preciosas como el jade, objetos de cristal, alfombras y bellas orfebrería que pronto decoraron los grandes reinos europeos.

Sobre la historia de su origen, sabemos que ya existía un camino durante el imperio romano pero es durante la Edad Media cuando alcanza su máximo esplendor siendo recorrida por conquistadores, aventureros y viajeros de todo tipo.

maparutadelasedaVollmer, John. E. (1984), Silk Roads. China Ships. Toronto: Royal Ontario Museum, pàg. 26.

Fue Alejandro Magno en el año 327 a.C el que abrió el camino terrestre hacia la India y con ello favoreció la influencia griega en toda Persia. Poco después, desde China se iniciaron los contactos con estos lejanos pueblos de las estepas y comenzó la exportación de su valiosa seda.

Los romanos también quedaron impresionados por la calidad de estas telas siendo desde entonces objeto de codicia por los patricios más adinerados.

Los comerciantes compraban estos productos que transportaban durante largas etapas de viaje y después los vendían a otros mercaderes incrementandose así su precio hasta llegar a su destino final. La dureza de la ruta llena de desiertos y los continuos ataques de los ladrones a las caravanas, hicieron de este producto uno de los más cotizados durante la Edad Media.

Pero la Ruta de la seda no tiene sólo un carácter comercial.
Sus caminos sirvieron para que entraran en contacto distinas culturas y religiones, convirtiéndose en un importantísimo foco artístico durante siglos.

En sus caravanas además de mercancías viajaban técnicas agrícolas y artesanales, ideas y creencias. Gracias a la ruta de la seda se introdujeron en Occidente los inventos orientales como: la brújula, la pólvora, el papel o la porcelana.
Viaje de Zhang Qian hacia Asia

El camino permitió la expansión de las grandes religiones, así por ejemplo, en el siglo VII un monje chino llamado Zhang Qian viajó por esta ruta hacia India en busca de la escritura sagrada del budismo.

Allí consiguió recopilar hasta 600 manuscritos y a su regreso, el budismo fue adoptado en gran parte de China y lo mismo ocurrió con el Islam.

Durante el siglo XIII, fue atravesada por uno de sus más famosos viajeros, el mercader conocido como Marco Polo que aseguraba trabajar a las órdenes del emperador mongol Kublai Kan en Beijing (Pekín). Enviado como diplomático por la región, recorrió durante varios años la ruta de la seda.

Las experiencias de este increíble viaje las recogió en su obra “Descripción del mundo” que es considerado uno de los primeros libros de viajes. Lleno de relatos fantásticos que los historiadores ponen en duda, pronto se convirtió en uno de los libros más leídos durante la Edad Media. Para saber más: Marco Polo

Pero tras la caída del imperio mongól a partir del siglo XIV, la ruta es prácticamente abandonada.
Sus caminos se hicieron demasiado inseguros y el descubrimiento de un nuevo acceso marítimo hacia Asia por Vasco de Gama le hicieron perder definitivamente su influencia comercial.
No es hasta llegado el siglo XIX cuando de nuevo se recupera esta vieja ruta, sobre todo gracias al trabajo de arqueólogos y exploradores. Bautizada desde entonces como “Ruta de la seda” por el alemán von Richthofen, este sugerente nombre ha inspirado el viaje de muchos curiosos turistas que son atraídos por su leyenda y la belleza de sus paisajes.
Fuentes: http://www.mundo-geo.es / http://www.artehistoria.es /Manual Geografía e Historia. (Mª Antonia García). Editorial SM

Wikipedia. Imagenes (licencia GNU)

La ciudad de los tres nombres

Existe una ciudad que a lo largo de su historia ha cambiado de nombre hasta en tres ocasiones, siempre en relación con la civilización a la que estuvo sometida. Ha sido conocida como Bizancio, Constantinopla y actualmente, Estambul.
Fundada por los griegos en el 667 a.C fue llamada Bizancio y pronto se convertiría en un importante núcleo comercial que unía las rutas procedentes de Oriente y Occidente gracias a su posición estratégica en la península que domina el estrecho del Bósforo. La ciudad posee un puerto natural, el llamado Cuerno de Oro, que se acerca a las costa de Asia en pocos kilómetros y era el paso obligado del comercio en la región.
Durante el Imperio Romano, fue reconstruida por el emperador Constantino I el Grande, que la convirtió en la capital del Imperio Romano de Oriente o Neo Roma Constantinopolis.
Según los textos que nos han llegado hasta la fecha, las obras para edificar la nueva ciudad comenzaron en el 328 d.C llegando a trabajar en ellas hasta 40.000 soldados. Para atraer a la población, Constantino concedió importantes beneficios económicos para artesanos y comerciantes.
Tenía un foro, localizado en la punta de la península, en torno a una plaza cuadrangular llamada “Augusteon” alrededor de la cual se situaban los edificios más destacados como el Palacio Sagrado, el Senado, el Hipódromo y la basílica de Santa Sofía.
Mapa de Constantinopla
Durante el Imperio bizantino (395-1453), Constantinopla fue una ciudad prácticamente inexpugnable gracias a su emplazamiento y a la construcción de un doble cinturón de murallas que impedía su acceso por tierra. 
Además los bizantinos desarrollaron ingeniosas técnicas de defensa como la de extender una cadena por el Cuerno de Oro que impedía el ataque de los barcos enemigos o el llamado “fuego griego“, una mezcla extremadamente infamable similar a una bomba que podía seguir ardiendo incluso en el agua. Su composición era secreta pero los investigadores creen que estaba compuesta de nafta, azufre, nitrato y cal viva entre otros ingredientes. 
Como centro económico no tenía rival e incluso acuñó su propia moneda, el sólido de oro, que mantuvo su cotización durante siete siglos siendo aceptada por gran parte del mundo conocido hasta entonces, desde la India hasta Europa occidental. 
Pero a partir del siglo XII, el imperio bizantino tuvo que hacer frente a la expansión de los turcos por el Mediterráneo. La ciudad pudo resistir durante varios siglos, pero finalmente en 1453 el sultán turco Mohamed II tomó la capital. 
De nuevo la ciudad cambiaría de nombre, llamandose desde entonces Estambul (Ìstanbul) y conviertiéndose en la capital del imperio otomano hasta después de la Primera Guerra Mundial.
Iglesia de Santa Sofía 
La caída de la mítica ciudad de Constantinopla supuso el final del imperio bizantino y conmocionó al resto de Europa occidental. Durante mil años, sus murallas habían frenado el ataque del Islam en el continente, pero sin ella los otomanos dominarían toda Europa oriental.
Su conquista en 1453 es considerada por los historiadores como el hecho que puso fin a la Edad Media.

Fuentes:
Manual Historia. Editorial Anaya (M.Burgos Alonso y VVAA)
Wikipedia. Imágnes con licencia de documentación libre GNU
Imagen de cabecera: Mapa de Estambul 1422 por Cristoforo Buondelmonti

Reinos europeos

Durante los siglos XI y XIV el mapa europeo cambia visiblemente formándose un conjunto de reinos de gran extensión e importancia. 

Entre ellos destacan:

Reino de Francia: Formado por la dinastía de los Capetos que extendieron su poder desde París hasta alcanzar casi toda la Francia actual. Entre los logros de ésta dinastía está el haber conseguido el derecho de ejercer justicia frente al poder de los antiguos señores feudales que además le debían obedecerle. Aquellos que se opusieron al poder real perdieron todas sus posesiones. El reino de Francia incluía las ciudades de Amiens, Reims o Lyon. 
Reino de Inglaterra: Fue Guillermo de Normandía en 1066 quien conquistó Inglaterra arrebatándosela a los sajones. Repartío los nuevos territorios entre sus vasallos normandos creando los llamados shire (condados). Envío sheriffs o gobernadores reales para controlar la obediencia de éstos territorios. Ya en el siglo XII, otra dinastía normanda, los Plantagenet continuaron reforzando el poder real. 
Sacro imperio: En los territorios de Europa central se formó un impresionante imperio dividido en numerosos principados independientes pero que debían obedecer a un emperador. Incluye las ciudades de Lübeck, Magdeburgo, Colonia, Estrasburgo, Lausana, Ginebra o Milán. El cargo de emperador todavía era electivo y finalmente, su poder se fue debilitando ante el avance del poder del Papado y las guerras internas entre príncipes durante los siglos XII-XIII.
Reino de Aragón y Consulados del Mar
Reino de Castilla s.XIII
 Reino de Castilla, Reino de Navarra, Reino de Portugal y Corona de Aragón. Todos surgen durante éste periodo en la península ibérica gracias a los avances de la Reconquista sobre los territorios invadidos por los musulmanes. Finalmente, la Corona de Castilla y Aragón quedan unidos formando el Reino de España con el matrimonio en 1469 de los Reyes Católicos: Isabel y Fernando. 

Estados Pontificios: en el centro de Italia con capital en Roma estaba en manos de la Iglesia. 

Los reino de Dinamarca, Suecia y Noruega se localizaban en el norte de Europa y el  reino de Polonia, Gran Ducado de Lituania y Principado de Moscú en el este. En todos ellos el poder del rey fue en aumento durante la Edad Media.

Escudo Reino Polonia-Lituania
Escudo de los Capetos
Escudo de los Plantagenet
Escudo Principado de Moscú

    Las ciudades medievales

    Las ciudades durante la Edad Media sufren un proceso de transformación importante. Los antiguos núcleos urbanos abandonados tras los primeos siglos van recuperando progresivamente sus habitantes. 
    Las ciudades se convierten ahora en núcleos económicos gracias a llegada de artesanos, comerciantes y humildes campesinos que abandonan sus tierras animados por las mayores oportunidades de trabajo que había en la ciudad. Aparece así un nuevo grupo social: la burguesía. 
    Ya nos se dedican al cultivo de las tierras ni están sometidos a la presión de los señores feudales. 
    Ahora son pequeños artesanos, pequeños mercaderes o grandes comerciales, empresarios que ven aumentar sus riquezas gracias a las inversiones en el comercio marítimo.
    La burguesía era un grupo social “libre“, no dependían de ningún señor feudal ni estaban obligados a trabajar para él.

    Las ciudades medievales eran muy variadas, tanto como las actuales, pero en ellas encontramos rasgos comunes:

    Muralla de Ávila
    Ayuntamiento de Bruselas
    Lonja de Barcelona

    Calle de Vannes
    • Se protegían con murallas de piedra cuyas puertas de acceso cerraban por la noche
    • En su interior, las viviendas se apiñaban en calles sucias,estrechas y mal ventiladas. Las casas eran altas y de fachadas estrechas.
    • El centro de la ciudad suele estar presidido por el ayuntamiento. Era el núcleo del poder civil donde se guardaban el sello, el escudo de armas de la ciudad, los archivos y el tesoro de la ciudad.
    • Junto a éste, suele encontrarse la catedral,núcleo del poder religioso.
    • Existen barrios extramuros, creados cuando la ciudad se desbordaba con la llegada masiva de población
    • Hay barrios gremiales donde los artesanos se agrupaban según oficios: herreros, carpinteros, etc.
    • El barrio judío o ghetto, se diferenciaba del resto de la ciudad. En ellos los judíos debían llevar un distintivo (gorrete rojo) y las puertas del barrio se cerraban por la noche.
    En algunas grandes ciudades comerciales se contruyeron  lonjas (mercados cubiertos) y palacios urbanos donde residían los grandes mercaderes. En la mayoría había hospitales, escuelas, hospederías… 
    Sin embargo, la escasa higiene y la proliferación de pulgas y rastas atraídas por los desperdicios que se iban acumulando en las calles, convirtieron a las ciudades en focos de enfermedades como el cólera, el tifus o la temida peste. 

    Además los incendios también era frecuentes debido a la utilización de vigas de madera en las viviendas. La cercanía de las casas aumentaba el peligro de ser afectado por el fuego.  

    En éste video, podrás aprender algo más sobre ellas
      
     (www.artehistoria.com)

    Sábana Santa y Templarios

    Aquí os dejo un interesante vídeo sobre uno de los temas más enigmáticos de la Edad Media: La Sabana Santa.
    El origen de dicha tela está rodeado de un gran misterio convertido en leyenda. Además el tema de las cruzadas y los caballeros templarios sigue siendo uno de los temas más atractivos de la época medieval.

    El Camino a Santiago o Ruta Jacobea

     

    Historia de un descubrimiento:

    Las crónicas cuentan que el 25 julio del año 813 el obispo Teodosio de Irira Flavia, en Galicia, fue avisado por el monje Pelagio de que una estrella muy brillante se había posado sobre el monte Burgo de Libredón. (llamado desde entonces “Campus Stellae”).
    En este emplazamiento se descubrió un enterramiento de restos humanos que la tradición atribuye al apóstol Santiago. Se informó al rey Alfonso II de Asturias del descubrimiento y éste avisó al Papa León III, la noticia se extendió rápidamente por toda la Europa cristiana en una época de fuerte religiosidad.
    El rey mandó construir una iglesia en el lugar para venerar los restos del apóstol en donde más tarde se situaría la actual catedral.
    Los peregrino, llamados entonces “francos” comenzaron a llegar en grandes oleadas desde toda Europa para visitar la tumba del apóstol. Es en estos momentos cuando alrededor del templo se originió la ciudad de Santiago de Compostela.
    Santiago “Matamoros”
    Durante la Reconquista, al apóstol Santiago se le atribuyeron intervenciones sobrenaturales en varias batallas contra los enemigos de la época: los musulmanes.
    Se convirtió en Santiago “matamoros” representando sobre un caballo blanco ayudando a los cristianos contra los infieles.
    Esto ayudó en gran medida a subir la moral de los cristianos en su lucha por recuperar los territorios que les había arrebatado el Islam unos siglos antes.
    La Reconquista estaba en marcha y toda ayuda, aunque fuera divina, era necesaria.
    Desde entonces los reyes hispánicos fomentaron el desarrollo de la llamada Ruta Jacobea (Jacobo significa Santiago).
    Rutas de peregrinación
    Existen varias rutas de peregrinación a Santiago de Compostela, que viniendo de Francia cruzaban en norte peninsular por el paso de Roncesvalles hasta la tumba del apóstol. Todos los caminos confluían en Puente de la Reina y seguían por Logroño, Burgos, León, Astorga, Ponferrada y finalmente Santiago.
    El camino era largo y se tardaba uno o dos meses en completarlo. Normalmente los peregrinos iban en grupo y llevaban un atuendo característico: calabaza (para portar el agua), concha, bastón y zurrón.
    Desde el siglo XI el Camino de Santiago  junto con la peregrinación a Roma y Jerusalem, fue una de las rutas de peregrinación más importante de la Edad Media.
    Influencia cultural 
    La ruta jacobea fue más que un camino de peregrinación porque tambien sirvió como núcleo de difusión cultural y desarrollo económico. Se construyeron puentes, se fundaron monasterios, hospederías y posadas para albergar a los peregrinos. Más tarde estos núcleos se convirtieron en nuevas ciudades o burgos donde se asentaron los artesanos, canteros y comerciantes que llegaron por la necesidad de mano de obra.
    Como resultado de ésta influencia, España y Europa quedaron unidas por la ruta jacobea desde el punto de vista económico, social, demográfico, cultural y artístico.
    ¿Verdad o mentira?

    Hoy en día los historiadores no aceptan que los restos humanos encontrados en Campus Stellae pertenezcan al apóstol. No existe evidencia de ningún resto arqueológico ni documento que demuestre la presencia del apóstol en Hispania. Además los escritores romanos y visigodos de la época tampoco hacen constar tener conocimiento del enterramiento.
    Sin embargo, esto no ha impedido que desde la Edad Media la ruta jacobea se haya convertido en la más importante ruta de peregrinación de toda Europa.

    En la actualidad miles de peregrinos inician el camino por distintos motivos ya sean religiosos, culturales o por simple aventura. Al final del mismo, a nuestra llegada a la catedral podremos obtener la famosa “Compostelana”, es decir, el certificado que acredita que hemos realizado al menos 100 kms caminando o a caballo, o 200 kms en bicicleta.
    Si os interesa hacer éste viaje aquí os dejo una web para preparar la ruta y los requisitos para conseguir el certificado de peregrinación.

    ¿CÓMO OBTENER LA COMPOSTELANA?

     

    Sociedad Feudal

    SOCIEDAD FEUDAL 
    La sociedad feudal está dividida según una base económica, en dos clases fundamentales: los terratenientes (nobleza y clero) y el campesinado. Más tarde, con el crecimiento de las ciudades surge un nuevo grupo social: la burguesía
    Esta sociedad suele agruparse en estamentos u órdenes, cada uno de los cuales tiene su propio estatuto jurídico según su función social. Encontramos entonces dos estamentos: privilegiados, formados por la nobleza (bellatores) que guerreaban y protegían a los otros grupos y el clero (oratores) que rezaban; y uno no privilegiado, formado por el campesinado (laboratores) o estado llano, encargados de mantener a los otros dos.
    Esta estructura de sociedad estamental es muy cerrada, siendo muy difícil la movilidad entre estamentos.
    Grupos sociales básicos:  

    La nobleza: Grupo privilegiado por excelencia, estaba exenta de pagar impuestos, tenían señoríos jurisdiccionales, controlaban el acceso a los cargos políticos y tribunales propios (sólo podían ser juzgados por el rey u otros nobles). Dentro de este grupo se distinguen según el nivel de riqueza: la alta nobleza (ricos-hombres) y una baja nobleza (caballeros o infanzones).

    El clero: Pertenecía también a los privilegiados porque controlaba gran parte de las tierras. Tampoco pagan impuestos y además los recibían a través del diezmo obligatorio. Tenían señoríos jurisdiccionales con iguales derechos que la nobleza, y como ella también se encontraba dividido en: alto clero (formado por los segundones de las familias nobles) y bajo cleropobre.


     

    El campesinado: Formaba la mayoría de la población. Al principio podían distinguirse pequeños propietarios de tierra libres, colonos y siervos, pero a medida que aumentaron los señoríos jurisdiccionales la gran parte terminan adscritos a la tierra mediante la servidumbre. Vivían en condiciones muy difíciles presionados económicamente por el grupo privilegiado al que debían mantener mediante el pago por el uso del molino, la fragua, o el cruce de caminos (señorío jurisdiccional) y el diezmo a la iglesia.

     
    Muchos autores de la época como el monje Albaderón en el siglo X o el propio Alfonso X el Sabio explicaron estas distintas funciones, comprúebalo en el texto que tienes a continuación escrito en castellano antiguo.

    Caballeros medievales: El Vasallaje

    El principal oficio de los caballeros durante la Edad Media era la guerra.
    Desde muy jóvenes, con diez o doce años, entraban al servicio de un señor para aprender a montar a caballo y ejercitándose como escuderos, y con dieciocho años eran armados caballeros durante una ceremonia donde recibían sus armas: espuelas, espada y armadura.
    En ésta ceremonia llamada homenaje, el caballero se ponía bajo la protección de un señor más poderoso y desde ese momento pasaba a ser su vasallo jurándole fidelidad, obediencia y protección.
    A cambio, el señor le ofrecía la posibilidad de vivir en el castillo, de quedarse con el botín conseguido en la guerra y además podía recibiri de éste un feudo para que lo explotara económicamente.
    La ceremonia del vasallaje sellaba este acuerdo entre el noble (dominus) y su vasallo (vassus). De origen germánico, este pacto entre miembros de la nobleza constaba de varias partes y se realizaba en la Torre del Homenaje dentro del castillo.
    • El homenaje: Momento en el que el vasallo se arrodillaba ante su nuevo señor cogiéndole de las manos diciendole “Señor me hago hombre vuestro“, luego el señor le respondía “os recibo y tomo por hombre“.
    • El juramento de fidelidad: De pie con las manos sobre los libros sagrados o un relicario, el vasallo prounciaba el juramento: “Yo (…) seré fiel a tí (…) con fé recta, sin malas artes,como un hombre debe serlo para su señor sin engaños a sabiendas
    • El osculum: La ceremonia se sellaba con un beso en la mejilla entre ambos hombres para cerrar el acuerdo, diciendo “Os recibo y tomo por hombre y os beso en señal de fidelidad
    • La investidura: Al final del ritual, el señor entregaba un objeto simbólico a su vasallo que podía ser un cetro, un anillo de oro, una vara o una espada, así como los documentos que le otorgaban la propiedad de un feudo territorial. Esto representaba la concesión material.
    Este pacto entre señor y vasallo, que se formalizó en multitud de ocasiones por toda Europa durante la Edad Media, se podía romper pero su incumplimiento, era considerado una felonía, es decir, uno de los peores delitos de la época.
    guerrero_01Desde ese momento de ser nombrado caballero juraban cumplir el estricto código moral.
    1. Creer en todo lo que la iglesia enseñe y observar todos sus mandamientos.
    2. Proteger a la iglesia.
    3. Tendrá respeto por sus debilidades, las defenderá.
    4. Amar el país en que nace
    5. No retrocederá ante el enemigo
    6. Hará a los infieles una guerra sin cuarteles (participaron en las Cruzadas del siglo XI al XIII).
    7. Cumplirá sus deberes feudales si no contradice la ley de Dios.
    8. No mentira y será fiel a su palabra.
    9. Será generoso.
    10. Mantendrá el bien frente a la injusticia y el mal.
    Sin embargo, éste código era sólo un “ideal” puesto que en muy pocas ocasiones se llevaba a la práctica.
    Durante la batalla, los caballeros luchaban protegidos por su armadura y era frecuente hacer prisioneros a otros señores enemigos, por los que pedían grandes rescates en dinero. Además, abusaban de los pobres campesinos exigiéndoles alimentos o saqueando los pueblos por donde pasaban.

    Leyendas sobre La Alhambra

    Os dejo un artículo sobre algunas Leyendas que circulan de la Alhambra
    La leyenda de El Suspiro del Moro
    En el año de 1492 los Reyes Católicos conquistaron el reino de Granada. Cuenta la leyenda que, tras entregar el rey Boabdil las llaves de la ciudad a los reyes de Castilla y Aragón, cuando alcanzaba la colina así conocida, se volvió por fin y, suspirando, rompió a llorar, momento en que su madre le dijo: “Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre”

    La leyenda de La Silla del Moro
    La vida supuestamente disoluta que llevaba el rey Boabdil, al parecer dio lugar a un amotinamiento en la ciudad de Alhambra. Por este motivo, el rey tuvo que refugiarse en una apartada colina desde la que, sentado en su cima, divisaba su ciudad sublevada, que por tal razón aún hoy es así conocida.

    La leyenda de El Reloj de Sol
    Según cuentan, la Alhambra en su conjunto puede ser considerada un enorme reloj de sol. Esto es así ya que, al igual que con un reloj de sol podríamos seguir el transcurrir de todas las horas del día, en la ciudad granadina podemos hacerlo a través de sus estancias. Este fenómeno es especialmente evidente al mediodía, momento en que las dependencias quedan divididas por su mitad como efecto de la sombra.

    La leyenda de La Puerta de la Justicia
    Existen dos leyendas particularmente bellas en torno a esta puerta.
    Tan grande era su magnificencia y tan ufanos se sentían de ella, que aseguraban que si existía un caballero en la Tierra que fuese capaz, estando montado en su caballo, de tocar con la punta de su lanza la mano esculpida en lo más alto de su arco exterior, conquistaría el trono de la ciudad.
    Considerada por el mundo conocido como una fortaleza inexpugnable, sumamente recia en su construcción, aseveraban que no caería bajo el ataque de mil ejércitos. De este modo, el día que la mano de su arco exterior llegara a tocar la llave del arco interior de esta puerta, sería porque había llegado el fin del mundo, pues la Alhambra estaría en ruinas.

    La leyenda de El Soldado Encantado
    Cuentan de un estudiante salmantino que, llegado a Granada con el fin de recavar fondos para sufragar sus estudios, reparó en un anacrónico soldado, vestido con armadura y portando una lanza. Acercóse a preguntarle y éste le respondió que penaba desde 300 años ya por una maldición, lanzada por un alfaquí musulmán, que le conjuró a custodiar por toda la eternidad el tesoro de Boabdil, otorgándole licencia para salir de la estancia del botín sólo una vez cada cien años. El estudiante, interesado en su problema, y avisado de las riquezas que podría hallar en el escondrijo, le ofreció su ayuda. Debía buscar una joven cristiana y un sacerdote en ayuno para deshacer el hechizo. El joven consiguió a la primera sin esfuerzo, pero el único cura que estuvo dispuesto a acompañarle estaba aquejado de gula impenitente. A mitad de conjuro, el clérigo se abalanzó sobre los manjares que estaban preparados para el final del sortilegio, rompiendo la tregua del hechizo, y dejando dentro, de nuevo y para siempre, al soldado encantado.

    La leyenda de la sala de los Abencerrajes
    En esta sala, que fue alcoba del sultán y por tanto carecía de ventanas al exterior, fueron asesinados los treinta y siete caballeros de la familia Abencerrajes reunidos con ocasión de una fiesta allí celebrada. El sultán ordenó decapitarlos, cegado por lo celos, insuflados por los caballeros de una familia rival, los Zenetes, que inventaron una historia de amor entre uno de los Abencerrajes y la sultana. Se cuenta que el color rojizo que aún se observa en la taza existente en esta sala, y el canal que lleva su agua hasta la Fuente de los Leones, se debe a la sangre derramada en aquella fecha.

    La leyenda de los azulejos de Mexuar
    Es ésta la sala más antigua del palacio. El sultán se situaba en ella, dentro de una cámara elevada, oculta por celosías, con el fin de escuchar sin ser visto. Desde allí prestaba audiencia e impartía justicia. Es un hecho históricamente comprobado que el sultán tenía en la época cualidad judicial, y sus sentencias eran conocidas por ecuánimes e imparciales. En su puerta, anunciando su razón de ser, había un azulejo con un cartel que rezaba: “Entra y pide. No temas pedir justicia, que hallarla has”.  

    Texto: Mariam Benitez
    Fotografías: Luis Medina y archivo revistaiberica.com
    © revistaiberica